El vino es una expresión de la tierra.

250 variedades olvidadas

Recuperar

Nuestro discurso en la bodega sigue el mismo camino que en la cocina. Pequeños productores, variedades olvidadas, parcelas singulares y métodos únicos.

Autolimitarse.

De las 250 referencias que componen nuestra carta, ninguna de ellas supera las 5000 unidades. Pequeñísimas producciones con nombre propio que hablan de su tierra, de su entorno, de sus historias.

Un recorrido por todo el territorio nacional pero con gran importancia de Manchuela y de los territorios que nos rodean.

Nuestra propuesta de maridaje vínico para esta primera temporada está basada totalmente en la recuperación de las variedades olvidadas y autóctonas con producciones muy limitadas, algunas en exclusiva para nosotros.

Pintaillo, Tardana, Merseguera, Ojo de perdiz, Brujidera, Malvar, Bastardo, Jaen Blanca y Mandó son algunas de las variedades desconocidas que están en esta primera temporada.